sábado, 4 de diciembre de 2004

El Colegio de Arquitectos recurre la reforma de la M-30 y reclama la suspensión de las obras

Denuncia falta de planeamiento urbanístico.

Culpa al Ayuntamiento de acelerar los trámites "de forma premeditada" para que la reforma comenzase antes y fuese más difícil pararla.

Noticia obtenida en El Mundo (11-11-2004)

EUROPA PRESS

MADRID.- El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra el proyecto de ampliación y reforma de la M-30 y ha solicitado la suspensión cautelar de las obras debido a la "falta de instrumento de planeamiento urbanístico, la ausencia de información pública suficiente y veraz, y la aceleración de los trámites".

Así lo ha manifestado el decano del COAM, Ricardo Aroca, en una rueda de prensa donde aseguró que el conjunto relativo a la M-30 "debe ser objeto de una adecuada reflexión en profundidad en todos los ámbitos y con los medios materiales, personales y temporales que sean necesarios para unas obras de tal envergadura".

Según Aroca, el proyecto 'Madrid Calle 30' se ha desarrollado "sin ser meditado lo suficiente y sin un consenso social por parte de todos los madrileños". "Madrid no tiene prisa, y lo que los habitantes quieren es que la Administración municipal haga las cosas bien, cumpliendo las reglas y los plazos que normalmente exige a los particulares", añadió.

Posteriormente, el decano de los arquitectos madrileños insistió en que los proyectos de obras, tanto los que ahora se impugnan (zonas Norte, Este y Sur) como los que se avecinan (zonas Sur, Oeste y Norte), implican un cambio "muy profundo" en la estructura de la ciudad en todos los niveles, "que deberían de llevar aparejada una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Madrid".

En este sentido, el COAM considera que la actuación del Ayuntamiento modifica uno de los principales sistemas del PGOU, el sistema general viario, sin reflejar la coherencia de los cambios. Además, altera de una manera "drástica" todo el contenido de los estudios económicos-financieros, cambia la calificación del suelo con afección a zonas verdes, introduce elementos de efectos medioambiente e implica un cambio implícito en el modelo territorial en la medida que varías los grados de accesibilidad del Madrid central respecto de otras áreas.


Falta de información pública

Durante su intervención, Aroca criticó la información ofrecida a la ciudadanía, y la calificó de "simple simulacro", ya que según dijo, "ha consistido en una acumulación abrumadora de datos técnicos ininteligibles e imposibles de analizar y criticar en el plazo de sólo 100 horas para leer, entender y formular propuestas acerca de las varias decenas de miles de páginas que constituyen los proyectos".

Asimismo, el decano de los arquitectos madrileños acusó al Ayuntamiento de practica una "política de hechos consumados, acelerando los trámites, incluso adjudicando obras millonarias durante el mes de agosto, con el fin premeditado de que comiencen cuanto antes y una vez avanzadas, sean ya imposibles de detener". "Para ello Gallardón intenta hacer pasar las obras poco menos que como irrisorias, algo así como si se tratase de una mera 'operación asfalto' veraniega", puntualizó.

Por último, Aroca manifestó que la vía judicial "ha sido la única oportunidad que les quedaba para paralizar los trabajos, ya que todos los procedimientos anteriores utilizados -información pública, alegaciones, recursos de reposición- fueron realizados en vano". "Si prospera el contencioso haremos un gran favor a Gallardón ya que la paralización de los trabajos en estos momentos no supondría ningún perjuicio", concluyó.

Más información sobre el tema en Foro movilidad sostenible

No hay comentarios:

Entradas populares