viernes, 3 de diciembre de 2004

Vivir en un faro en el sur de Inglaterra

JAVIER MAZORRA

Noticia obtenida de El Mundo Viajes (30-11-2004)



La automatización de cientos de faros en los últimos veinte años ha terminado con la profesión de farero pero ha abierto el campo a un nuevo tipo de turismo. ¿Quién no se ha sentido atraído alguna vez por esas románticas construcciones frente al mar? Desde hace un tiempo algunas de las viviendas de estos hombres y sus familias se están convirtiendo por todo el planeta en insólitos alojamientos turísticos que tienen que convivir con un faro que sigue en funcionamiento la mayoría de las veces. Algunas se han transformado en hoteles de lujo, otras en austeros albergues, pero también en fantásticas casas con encanto; hay incluso algunos faros en desuso que se han convertido, ellos mismos, en hotel. En Inglaterra se ha encontrado quizás la mejor solución, creando una pequeña red de alojamientos en faros después de haber seleccionado una serie de ellos, relativamente accesibles, con buenas instalaciones para transformarlos en casas de alquiler muy particulares, pero tremendamente confortables. Se exige una estancia mínima de dos días —en temporada alta ese límite sube a una semana— y se ofrece la oportunidad de sentirse farero aunque disfrutando de todo tipo de comodidades.

No hay comentarios:

Entradas populares