viernes, 9 de enero de 2009

Los funcionarios son unos vagos

Afirmar que los funcionarios son unos vagos no atenta a su honor, según establece una sentencia del Tribunal Supremo, de 27 de noviembre de 2008, que fundamenta su fallo en que el colectivo de funcionarios carece de personalidad jurídica y de derechos, como es el de la protección al honor.
"Expresiones como "hace años que no pegáis ni clavo", "la imagen que los ciudadanos tienen de una funcionaria es la de una señora sentada detrás de una mesa, tocándose la figa toda la mañana", "sois una de las más pesadas cargas que tiene la sociedad actual", "gastáis más que una niña pija en ropa de marca" o "pagamos vuestro caro festín con nuestros impuestos, todo son coces y mala leche" dirigidos contra los funcionarios públicos no son atentatorias contra el honor del colectivo."
Vía: El Economista (leer también los comentarios; algunos no tienen desperdicio)

1 comentario:

HARKi de VRIEs dijo...

Aunque nunca hay que generalizar, el hecho de tener el sitio de trabajo asegurado hace que el relax entre en el día a día laboral y el rendimiento decaiga muy por debajo de lo que una empresa privada admitiría antes de echar esa persona a la calle.

Quiza fuera interesante la opción de la renovación para mantener el sitio del funcionario, como pasa en algunas plazas de catedrático (obviamente tampoco esto ocurre en en nuestro pais)

Entradas populares