martes, 28 de abril de 2009

La presa de Sivand (Irán)



El gobierno iraní proyecta construir la presa de Sivand desde hace años. Se situaría en el río Polvar, en la garganta Bolaghi, entre las ruinas de Persépolis y Pasargada. Su objetivo es poner en regadío una región tradicionalmente árida.

La planificación inicial y la elección del sitio empezó en 1992. Después de un período en que se detuvo para el estudio de nuevas medidas ambientales, se reactivó en 2003.

Durante una década no se hicieron públicos los detalles del plan; la propia Organización del Patrimonio Cultural Iraní (ICHO) no tuvo conocimiento de la superficie total de inundación hasta el año 2003. Cuando se hizo público el proyecto de la presa, surgió la preocupación internacional por el posible daño a los sitios arqueológicos, en particular los dos incluidos en la lista del Patrimonio Mundial. Según el Ministerio de Energía iraní, la superficie máxima del agua llegaría aproximadamente a 7 kilómetros al sur de la llanura de Murqab, es decir, a 9 kilómetros de Pasargada y a más de 70 kilómetros de Persépolis.


Ver mapa más grande

Sin embargo, funcionarios iraníes reconocieron que el embalse inundará 130 sitios arqueológicos de menor importancia y el Ministerio de Energía invitó a los equipos internacionales a ayudar a excavar la zona antes del comienzo de las obras. En 2004, las Naciones Unidas emitieron un llamamiento internacional urgente para sumarse a los arqueólogos iraníes en su esfuerzo para excavar y registrar el mayor número de restos posible antes de la inundación. Equipos de Alemania, Francia, Italia, Japón, Polonia y los Estados Unidos respondieron a la solicitud de ayuda.



El trabajo arqueológico ha retrasado el programa de construcción de la presa, ya que el área iba a ser inundada a finales de febrero de 2006, pero el descubrimiento de un pueblo y un cementerio de la época aqueménida provocó el retraso. El Ministerio de Energía iraní ha accedido a detener el proyecto si se hiciese un “gran descubrimiento” arqueológico.

Además de la inundación de 130 sitios arqueológicos, la mayor preocupación ha sido el efecto de la presa sobre los lugares del Patrimonio Mundial cercanos, en particular Pasargada, antigua capital del Imperio persa construida por Ciro el Grande y el sitio de su tumba.



Los expertos que participan en la construcción de la presa niegan esta afirmación, señalando que el sitio está muy por encima y fuera del nivel máximo del agua. Sin embargo, se desconoce la forma en que la humedad causada por el embalse afectará a las ruinas. Los arqueólogos y los científicos están de acuerdo que el aumento de la humedad acelerará la destrucción de Pasargada. No se ha llevado a cabo investigación alguna para evaluar los efectos de la humedad.

3 comentarios:

anarkasis dijo...

no entiendo por qué habría de dudar de los ingenieros iranies, si dicen que el agua se queda a 9 kilómetros pues se queda y ya está, es cuestión de topografía básica.
A primera vista se advierte y un gran beneficio en ese secarral.
Pero si el agua supera el nivel, es culpa del velo que cubre los ojazos de las ingenieras iraníes, seguro.

Anónimo dijo...

Como dice el colega anterior, con la tecnologìa actual es un tema de topografìa bàsica, basta con obtener las coordenadas UTM (X,Y) y la cota de los sitios arqueologicos y compararlas con el plano de inundación del proyecto.

Ing. Manuel Borja

Carlos Cesar Alvarez dijo...

Claro, y la naturaleza obedece y nunca llueve más que lo debido para que el nivel de agua se quede donde han dicho los ingenieros que se tiene que quedar. Anda que...

Entradas populares