martes, 16 de junio de 2009

En EEUU planean demoler parcialmente ciudades


Flint. Buick City, fábricas de automóviles, hoy demolidas. Foto: Wikipedia.

Las sucesivas crisis económicas que han tenido lugar desde los 70 han provocado un grave deterioro en varias ciudades de Estados Unidos. En algunas de ellas hay barrios enteros abandonados, con sus viviendas desocupadas y sus fábricas en ruinas.

Ahora el gobierno estudia una solución consistente en reducir el tamaño de algunas de estas ciudades, demoliendo edificios y agrupando a la población en áreas más pequeñas, lo que redundaría en una mayor eficacia en los servicios urbanos.

Flint, ciudad muy cercana a Detroit y una de las más empobrecidas, podría ser la pionera en la aplicación de este proyecto. Los políticos locales creen que la ciudad debería reducirse en un 40 por ciento, concentrando la disminuida población y consecuentemente los servicios en un área más viable.

El radical experimento es idea de Dan Kildee, tesorero del Condado de Genesee, en el que se encuentra Flint. Después de haber presentado su plan a Barack Obama durante la campaña electoral, Kildee ha sido llamado por el gobierno de EE.UU. y un grupo de organizaciones benéficas para que aplique su experiencia en el resto del país.

Kildee pretende concentrarse en 50 ciudades, identificadas en un estudio reciente de la Brookings Institution de Washington -un influyente grupo de reflexión- como las potencialmente necesitadas de reducir sustancialmente su tamaño para hacer frente a la disminución de sus economías. La mayoría son antiguas ciudades industriales del rust belt del Medio Oeste y el Noreste. Entre ellas se incluyen Detroit, Filadelfia, Pittsburgh, Baltimore y Memphis.

En Detroit, destrozada por los males de la industria automovilística, ya hay planes para dividirla en una serie de pequeños núcleos urbanos separados entre sí por el campo.

Para llevar a cabo esta operación, las autoridades deberán comprar las propiedades que quieran demoler, generalmente a precio muy bajo, ya que en su mayor parte se trata de inmuebles abandonados en zonas muy deterioradas. Al mismo tiempo deberán reubicar a las personas que aún habitan algunos de esos inmuebles. Hay quien se pregunta qué pasará si algún ciudadano se niega a vender su propiedad al gobierno.

En el documental de 1989 Roger & Me, Michael Moore contaba la historia de la ciudad de Flint, tras el cierre de la fábrica de General Motors

No hay comentarios:

Entradas populares